Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

 

MACETEROS

 

Tanto la forma como el tamaño y los materiales en los que están construidos, deben estar bien adecuados a cada tipo planta. Las podemos encontrar en diferentes formas, desde cuadradas, cónicas, cúbicas, etc. También los tamaños son muy variables las anchas y planas deberán ser para plantas con raíces muy superficiales, como bulbosas o azaleas. Para instalar por ejemplo un arbusto deberemos buscar una con el fondo cuanto más profundo mejor.

 

 

En cuanto a los materiales, también hay infinidad de ellos:

 

BARRO O TERRACOTA:

Están fabricadas de material  natural y las hace más atractivas que por ejemplo las de plástico. Tienen una buena  aireación, así las raíces pueden respirar y no se pudren por el exceso de agua, pero retienen menos la humedad, lo que obliga a riegos frecuentes. Por su porosidad evitan el encharcamiento y conservan el frescor. Cuando se compren deberá sumergirla en agua uno o días, para que al plantar no absorba todo el agua del riego. No es bueno reutilizar macetas viejas de barro, porque las sales calcáreas que exudan el agua y la tierra acaban taponando los poros. Si se desea utilizarla, se deberá limpiar cuidadosamente por dentro y fuera con agua caliente y algo de sosa, para eliminar todo rastro de cal, que se puede observar como  anillos de color blanquecino. Son pesadas y frágiles, pueden romperse con las heladas fuertes o con algún golpe. También las hay de diferentes calidades en función del precio.

 

   

     

 

 

PLÁSTICO Y RESINA:  

Menos atractivas y con peor aireación que las de barro, pero retienen más la humedad. Son más limpias, duraderas y económicas que otras y pesan poco. Deberemos vigilar más el riego, porque este tipo de macetas necesita tres veces menos riego que las de barro por ejemplo. Las de plástico rígido y delgado son más baratas, pero se rompen con facilidad, sobre todo estando a la intemperie, ya que les afecta mucho el sol. Este calentamiento también es un problema para el calentamiento de la tierra y raíces de la planta. Las de polietileno son blandas y flexibles y duran para siempre.  El inconveniente del plástico es que son poco naturales y se decoloran con el sol. Hoy en día hay muy buenas imitaciones y hay que tocarlas para saber si es plástico o no.

 

 

 

 

   

PIEDRA, HORMIGÓN ó URALITA:  

La piedra es el material más duradero, pero son muy pesadas por lo que se recomienda que si se van a mover, se coloquen en una plataforma con ruedas, ya que en el momento de llenarlas con la tierra y el agua del riego será muy difícil moverlas. Son ideales para un porche o patio. La piedra artificial aguanta todo tipo de temperaturas, conservando la humedad necesaria para el buen desarrollo de la planta. Son  estancos y no traspasa  el agua las paredes. El paso del tiempo deja menor huella que en cualquier otro producto, siendo su deterioro mínimo, y no necesita ningún tipo de mantenimiento. Las de uralita, no son ni mejores, ni peores que otras, pero como son más feas   algunas personas lo que hacen es pintarlas y eso sí es perjudicial para la planta.  Pintarlas solo por fuera y dejar unos 15 días antes de plantar nada en ellas, para evitar que los vapores que desprenden puedan dañarla.

 

 

 

 

 

MADERA:

Es muy decorativa y cálida. Las maderas utilizadas son  el roble, castaño, pino,  o la madera exótica. Si está sin pintar podemos elegir el color que queramos, o bien dejarlo en el color natural de la madera y añadir una capa de barniz para aislarla de la humedad. También es aconsejable darle un producto conservante de la madera para evitar que se pudran. Para darle un  aspecto envejecido, podemos usar el betún de Judea, que podemos encontrar en tiendas de manualidades, solo hay que extenderlo con un pincel por toda la superficie,  adquiriendo un veteado en tonos marrones. Este material tiene la ventaja de que es casi insensible a los hielos y protege las raíces en invierno. 

 

 

 

 

 

METAL O CINC:

Son impermeablesy resistentes y resultan muy aptas para las plantas de interior colocadas sobre un mueble, pero debemos asegurarnos que     disponen de un buen drenaje y deberemos vigilar si el metal se oxida o desprende sales perjudiciales.  

 

 

 

 

 

 

HIDROJARDINERAS

 

Llamamos así a las macetas o jardineras que llevan un recipiente en el fondo que se llena de agua y así la planta va cogiendo en cada momento la que necesite. Son muy útiles sobre todo para las vacaciones, ya que se riegan cada 2 ó 3 semanas o más. Algunos modelos grandes llevan ruedas para poder trasladarlas de lugar. El inconveniente es que son caras.

 

 

 

 

CUBREMACETAS

 

Hoy en día las macetas aunque sean de plástico pueden llegar a ser muy atractivas, pero todavía se suelen utilizar sobre todo para las plantas de interior, los cubremacetas. Podemos encontrarlos desde cerámica a cristal, cestería, porcelana, madera, acero inoxidable, cobre o de cualquier otro tipo de material que imaginemos.  También podemos utilizar recipientes como floreros, ollas o teteras antiguas, porque resultan muy decorativos. Debemos tener cuidado de vaciar el agua estancada en ellos, ya que de lo contrario se podrían pudrir las raíces.

 

   

   

     

 

CESTAS COLGANTES

 

Los maceteros colgantes son una buena solución para cuando se tiene poco espacio en casa o para convertir la pared de una terraza en una cascada de flores. Para instalarlas lo primero que hay que tener en cuenta es que el techo sea firme y que aguantará el peso, no sólo de la maceta cuando tiene ya la planta colocada, sino cuando está empapada de agua. Deberemos colocar debajo un recipiente que recoga el agua sobrante del riego.    También debemos tener en cuenta la altura y la que alcanzará cuando la planta ensanche o alargue. Lo ideal es que quede a la altura de los ojos. Tenga también en cuenta que tendrá que regarla y deberá resultarle fácil llegar a ella o se olvidará de su cuidado.

Si se colocan fuera, debe tener cuidado donde las coloca, ya que al estar en una situación más expuesta al frío, si hay heladas se verán muy afectadas.

Para colgarlos se usan ganchos especiales de techo y soportes de pared, junto con los herrajes especiales, como el giratorio de pescador que le permitirá mayor movilidad. Para enlazarlos con la maceta se puede usar macramé de algodón o cáñamo o simplemente una cadena o alambre.

Los recipientes más adecuados son: cestas de mimbre, caña o paja, yaunque son muy agradables a la vista, se estropean muy rápidamente por la humedad del tiesto. Por ello lo mejor es colocar las plantas en macetas de plástico y no de barro o directamente con plástico sobre el mimbre.

Tradicionalmente se hacían de alambre, bien redondeadas o semicirculares, aunque hoy en día se usan más los recipientes de plástico que traen ya la bandeja de drenaje incorporada. Para utilizar los propios cestillos de alambre como maceteros, depositar en el fondo una capa delgada de polietileno o corcho y luego forrar   las paredes con musgo de esfagno, colocando las raicillas hacia dentro. Si no se encuentra musgo, podemos hacerla con plástico agrícola. Se recubre la cesta con el plástico negro y se hacen unos pequeños orificios de drenaje en el fondo. Llenar un tercio de la cesta con la mezcla de tierra. Hacer cortes en los costados del plástico para poder introducir cuidadosamente cada esqueje o bolade tierra de cada especie que queramos colocar.  Sumergir por completo la cesta en agua, drenar y   colgarla. 

También se pueden hacer de madera, utilizando listones entrecruzados formando un cubo, si se forran de musgo resultarán ideales para colgar las orquídeas epifitas, porque favorecen la aireación de las raíces.

Las plantas más adecuadas para estos maceteros colgantes, son todas aquellas que posean tallos rastreros o colgantes.

Entre las que resaltan por la abundante floración están: la campanuda isophylla, que  es una de las más bellas y proporciona una floración    azul o blanca durante todo el verano, las variedades de gitanillas o  pelargonium y numerosas fucsias. 

Si desea una masa frondosa de hojas, una parra rusa (rhoicissu)  es ideal.

Y si no tiene mucho tiempo de cuidar las plantas y desea alguna que no le dé ningún problema, puede optar por unas cintas (chlorophytum).

Otras plantas adecuadas son la Columnea, aunque algo delicada, y la hiedra que en su gran variedad de colores y combinada con otras especies, como la peperomia, resulta muy decorativa.

 

 

JARDINERAS

 

Hay muchas plantas que viven mejor cuando están en grupo. Podemos agruparlas todas en una jardinera grande, pero conservando cada una en su maceta de origen. Éstas podemos encontrarlas al igual que los maceteros en gran diversidad de materiales, colores, con patas para colocar en el suelo o diseñadas para ser colocadas en la ventana o barandilla.  Deberemos colocar en el fondo una capa de grava húmeda y mantenerla mojada. Sobre ella pondremos las macetas y así se mantendrá la humedad.  Si la jardinera es muy profunda, conviene rellenar con turba los espacios que quedan entre las macetas y si la mantenemos húmeda crearemos una atmósfera muy apropiada para nuestras plantas. Debemos saber también que las plantas en grupo necesitan menos riego que las solitarias.

Si no queremos mantenerlas en macetas, debemos cuidar que las plantas sean de similares características, ya que no podemos regar lo mismo un helecho por ejemplo que otra planta, o bien colocar una planta que necesita sombra con otra que requiera sol.

 

 

       

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd