Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

 

Los muros, vallas o cercados deben ser un complemento en la decoración general del jardín. Colocadas rodeando nuestro entorno,   nos protegen de miradas indiscretas y de ruidos y a nuestras plantas de animales incontrolados o vientos no deseados.  Pero también nos sirven para colocarlas dentro del jardín o terraza y así dividir sectores para usarlo de formas diferentes. Pero de nada nos servirá tener unas plantas sanas y lozanas, si el marco que las rodea se encuentra desvencijado o no armoniza con el entorno. Pueden construirse en diversos materiales, pero ante todo deben ser prácticas y cumplir con su misión.  

Lo primero que debe cumplir es que dé sensación de intimidad, pero no de agobio. El tamaño adecuado oscilará entre el metro y los dos metros y medio de altura y el ancho no debería exceder de los 25 centímetross. Otro factor a tener en cuenta es su resistencia. Dependiendo de la zona en la que vivamos, si es montaña, está cerca del mar, etc. deberá ser más resistente que en otras, pues los agentes atmosférico influyen mucho y tendremos que recurrir a cerramientos de piedra y poner menos madera. Una de las cuestiones más importantes que tendremos que estudiar es el mantenimiento que conllevará esta estructura. Las cercas metálicas por ejemplo no precisan ningún tipo de mantenimiento, y si llegara el caso, se sustituyen por poco dinero. El inconveniente que tienen es que son muy frías, y tendremos que recurrir a taparlas con algún seto o poner trepadoras. Como plantas para formar cortavientos, pantallas vegetales e incluso setos, muchas coníferas darán un excelente rendimiento, y no solo aquellas que presentan una  esbelta figura como los cipreses, sino también otras muchas que crecen buscando la verticalidad y soportan las inclemencias climáticas es el caso de secuoyas, ciertos enebros, cedro japonés y hasta determinados pinos.

 

 

 

 

 

Muretes de piedra: suele ser una de las más caras, pero la más duradera. Si se emplea material de la zona, saldrá más económico y dará sensación de más natural. Puede ser con piedra natural de musgo, pizarra, granito, etc. o bien con piedra de imitación.  Otras opción  más barata, es construirlo de ladrillo visto o más económico con ladrillo normal, en cuyo caso se deberá cubrir con otro material  (enfoscado y pintado, con chapados de piedra, o cualquier otro material que deseemos).  

 

 

 

 

 

Vallas de hierro: pueden ser galvanizadas o lacadas a elegir, se pueden encontrar en infinitas formas y diseños.

 

   

 

 

 

Vallas de hormigón o cemento: son económicas, fáciles de instalar y mantener. Hay diseños con caras vistas por ambos lados y distintos colores para que la  construcción sea estética, e incluso están hidrofugados. Si son de hormigón macizo, sin ningún tipo de decoración, se pueden poner unas trepadoras para embellecerlas, o simplemente pintarlas.    

 

   

 

 

 

Vallas de malla rígida: están compuestas de   tela metálica galvanizada,   en diferentes formas, por lo general  de rombo y soldadas, pueden ser galvanizadas o de hierro y lacadas o pintadas de color, incluso hay algunas que están recubiertas de plástico. Pueden ser de simple torsión, triple torsión o electrosoldada. No son excesivamente caras, pero deberían ser colocadas por algún profesional, ya que los postes han de estar muy bien fijados al suelo y el cordel guía bien tensado para que el alambre se fije bien sobre esta armadura rígida, de lo contrario se torcerá y acabará cayéndose. Las hay desde 1 metro hasta 4 metros.   Y pueden ser cubiertas con brezo, seto artificial, mimbre, caña de plástico, bambú, tela de ocultación o celosías pvc o galvanizadas.

 

 

 

 

 

Vallas con paneles de  madera: son las más atractivas a la vista, pero también las mas caras, tanto de instalar como de mantenimiento posterior. Existen mucha variedad de maderas y la mayoría están tratadas al autoclave para que duren mejor el paso del tiempo. Tiene la ventaja que si el jardín es pequeño, no se necesitará ningún seto para embellecerla y se tendrá más terreno para poner flores, césped o lo que desee.Tienen la ventaja de que hay muchos modelos disponibles en el mercado y que podemos jugar con distintas formas. Hay paneles laminados o varas de madera trenzadas, preparadas para su colocación sin grandes problemas. Si es una persona " manitas" podrá reciclar incluso trozos de madera y hacer su diseño a medida. También se pueden hacer pequeñas cercas con troncos o medio troncos, para darle un toque rústico. Los postes de madera conviene que no se  introduzcan en el terreno, ya que se pudrirían, se debe utilizar soportes de metal para mantenerlos por encima de la tierra.

 

 

 

 

 

Vallas de plástico o PVC: están hechas de plástico y PVC con gran resistencia a la intemperie y algunas llevan tratamiento anti-ultravioleta. Las hay de muchos colores, formas y diseños, y son ideales para jardines, piscinas, terrazas y zonas exteriores.  

 

   

 

 

 

Valla de cañas o bambú: una empalizada de cañas da un aspecto exótico, pero duran muy poco tiempo.

 

   

 

 

 

Setos vivos: tardan en crecer, pero con el tiempo quedan muy bien. Existen una infinidad de plantas adecuadas para ello.  Por lo general están compuestos de especies resistes o semiresistentes o marcescentes. Los setos uniformes formados por coníferas o arbustos muy bien podados, han dado paso hoy en día  a crear setos mixtos, florecidos o silvestres. Tienen la ventaja de que no necesitan tanto cuidado continuo, ni ser podados a no ser que queramos conseguir una forma deseada. También se puede crear un seto de arbustos espinosos, para protegernos contra intrusiones no deseadas. Dependiendo para la zona que sea, será de 1 hasta 3 ó 4 metros de altura.

 

   

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd