Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

  Sigue el tablero Parque del Buen Retiro (Madrid) de El Hogar Natural en Pinterest.

 

Libro de  imágenes del Parque del Retiro

Haz click en la imagen de abajo y podrás ver el parque en formato libro.

 

 

Está situado en Madrid (España) y tiene una extensión  de 118 hectáreas. El nombre del actual Parque del Retiro, procede del antiguo Real Sitio que los Austrias tenían en Madrid, el parque se formó de la unión de varias posesiones. Entre   1630 y 1640, el entonces valido de Felipe IV, el Conde Duque de Olivares   (Don Gaspar de Guzmán y Pimentel) regaló unos terrenos  al rey que se unió a unas estancias que tenían los reyes en el Monasterio de los Jerónimos. Se inició entonces la construcción del Palacio del Buen Retiro  y aquí  se retiraba la familia real para descansar, de  ahí surgió el nombre del Real Sitio del Buen Retiro.  El parque de 145 hectáreas por aquel entonces, fue un lugar de fiestas, donde había  teatro y en sus jardines se daban corridas de toros y representaciones de combates navales (naumaquias) en el estanque grande, además de espectáculos acuáticos. También se edificó  una leonera para la exhibición de animales salvajes y una pajarera para aves exóticas. Se creó un estanque ochavado (de las campanillas) y la ría chica. El costo del parque se cubrió con los impuestos  y Carlos III permitió el acceso a los ciudadanos, que   podían acudir gratuitamente a los espectáculos, siempre y cuando fueran bien aseados y vestidos. 

Hasta 1764, el palacio real de el Buen Retiro fue sede de la corte durante los reinados de Felipe V, Fernando VI y Carlos III, después se trasladó  al Palacio de Oriente. El Parterre se diseñó durante el reinado de Felipe V y durante el reinado de Carlos III se construye en el parque  el Observatorio Astronómico, obra de Juan de Villanueva,  y se crea la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro. Durante la invasión francesa, en 1808, el palacio real fue prácticamente destruido tras ser utilizado por las tropas francesas como cuartel general de su ejército.

Con la llegada al trono de Fernando VII, el Retiro comienza a ser reconstruído, se construye el embarcadero del estanque  y la Casa de Fieras, que fué  zoológico hasta la construcción del actual Zoo de la Casa de Campo. Abrió una parte del jardín al pueblo, como ya hiciera Carlos III. Se reservó una zona,  donde construyó  edificios de recreo siguiendo la moda paisajística de la época, conservándose aún    la casita del pescador, la casa del contrabandista (hoy sala de fiestas)  y la montaña artificial.

Durante el reinado de Isabel II se plantaron nuevas superficies de arbolado y se trasladaron algunas estatuas desde el Palacio Real.

En 1868, con la llegada de la Primera República, el parque dejó de ser recinto real para ser propiedad municipal  y sus puertas se abrieron a todos los ciudadanos. La ría grande y el estanque de San Antonio de los Portugueses se transformaron en Paseo de Coches. Se colocaron las fuentes de los Galápagos y de la Alcachofa, y se realizó  la fuente del Ángel Caído. En el Campo Grande se edificaron el Palacio de Cristal del Retiro y el Palacio de Velázquez. Las últimas obras de ajardinamiento fueron las ejecutadas por el jardinero mayor Cecilio Rodríguez, que diseñó la rosaleda y los jardines que llevan su nombre.

El 8 de Febrero de 1935 fue declarado Jardín de Valor Histórico Artístico.

   

 

Monumento a Alfonso XII

 

 

Es un conjunto escultórico situado casi en el centro del parque del Retiro. En 1902, por iniciativa de la reina madre María Cristina,  se convocó un concurso nacional para construir un monumento al rey Alfonso XII. El ganador fue el arquitecto José Grases Riera. con un grandioso proyecto en uno de los lados mayores del Estanque del Retiro, compuesto por una gran columnata con gran número de esculturas que rodearía a la estatua ecuestre del rey,  todo ello en bronce y mármol. Al fallecer, fue sustituido en la dirección por Teodoro Anasagasti, que no introdujo modificaciones. El monumento, financiado por suscripción popular, fue inaugurado el 6 de junio de 1922. El conjunto mide 30 metros de alto, 86 metros de largo y 58 metros de ancho, y participaron en su elaboración más de 20  escultores.  

 

 

Palacio de Cristal

 

 

Fue construido en 1887 con metal y recubierto con planchas de cristal, a imitación de los de Inglaterra. Fue obra de  Ricardo Velázquez Bosco, como invernadero de plantas exóticas para una exposición sobre Filipinas, por iniciativa del entonces Ministerio de Fomento. Mide más  de 22 metros de alto y 54 de largo y se construyó en cinco meses. El 10 de mayo de 1936 albergó el nombramiento de Manuel Azaña como Presidente de la República. Hoy alberga    exposiciones  temporales de arte  contemporáneo. El edificio está rodeado de Castaños de Indias. Destaca una formación rocosa con una cascada y  el lago artificial en el que conviven  cisnes  y patos. A los pies del palacio hay una escalera que se sumerge dentro del lago y allí  se encuentran varios ejemplares  de  ciprés de los pantanos,   uno de ellos está catalogado como árbol singular.  

 

 

Palacio de Velázquez

 

 

Fue construido entre 1881 y 1883 como pabellón central de la Exposición Nacional de Minería, Artes Metalúrgicas, Cerámica, Cristalería y Aguas Minerales, que se celebró en Madrid entre mayo y noviembre de 1883. El arquitecto fue Ricardo Velázquez Bosco, coordinador del proyecto, que siguió  el modelo que Joseph Paxton estableció para realizar el Crystal Palace de Londres. Es  un edificio amplio, cubierto con bóvedas de estructura de hierro, y el cristal dota  a sus salas de iluminación natural. Su estructura está  levantada sobre un rectángulo de 73,80 por 28,75 metros. En la actualidad de usa como sala de exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

 

 

La casita del pescador

 

 

Es una de los pocas construcciones antiguas que quedan. Fernando VII la mandó construir como gabinete de descanso  y para recordar el esplendor de lo que fue antaño.  Está situada en el extremo noroeste del parque, próxima a la Montaña artificial y se encuentra rodeada por un estanque de forma irregular. Para llegar a élla hay que cruzar una estrecha pasarela. Es de base cuadrada con una pequeña ala anexa y está rodeada por un espacio protegido con una verja. En el exterior se pueden ver   hornacinas para esculturas  y pinturas de estilo pompeyano en todas sus paredes.  

 

 

Ruinas Iglesia San Isidoro

 

 

En 1884 el Estado, por iniciativa de Antonio Cánovas del Castillo, compró los restos de la Ermita por 18.000 pesetas, con el fin de que restaurados por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco se situaran en el jardín del Museo Arqueológico. Estas Ruinas románicas de la Iglesia de San Pelayo ó Ruinas de San Isidoro del siglo  XII, tienen una construcción de mampostería ordinaria y fábrica mixta de piedra arenisca roja de Avila. Era un edificio extramuros de Avila y fue trasladada desde Avila a este zona del parque. La construcción de la iglesia  se componía de una única nave cubierta con una armadura de madera y un ábside semicircular en el que se apreciaba una bóveda de cuarto de esfera, todo ello del siglo XI. 

 

 

Montaña artificial

 

 

La Montaña Artificial o de los Gatos es uno de los caprichos que el rey Fernando VII promovió en el Reservado del Parque del Retiro o zona que delimitó del uso público para su real disfrute y el de su familia. Las obras se iniciaron en 1817, siendo nombrado director de este jardín romántico Bernardino Berogán, incluyéndose en él esta “Montaña Rusa” cubierta de vegetación diversa y coronada su cima por un templete desaparecido, que servía de observatorio. El objetivo de la montaña era cubrir con una bóveda, una noria, que se hundió al poco tiempo, y en la cima, un tragaluz, haciendo de mirador. La noria era la encargada de llevar el agua de  la ría hasta el estanque donde se hallaba la Montaña artificial.  En la ría y estanque había peces y gansos y la parte superior de la cascada estaba coronada por la cabeza de un león de yeso.   En su parte norte, tres puertas decoradas permiten el paso a su interior, donde se realizaban exposiciones. En sus inmediaciones se encuentran las ruinas de la ermita y la Castia del Pescador. El nombre de " los gatos" es porque cuando estuvo cerrada al público, a través de la puerta de O´Donell eran depositados todos los gatos que no querían sus dueños  y que fueron multiplicándose.

 

 

Casa de Fieras

 

 

Su origen se remonta a 1774, cuando Carlos III   mandó construir un parque de animales en terrenos que formaban parte de los Jardines del Palacio del Buen Retiro. Era el segundo zoológico de Europa después de el de Viena. La fauna aumentó mucho año tras año y tanto  Fernando VII como Isabel II mejoraron las instalaciones. Isabel II amplió el recinto, dotándolo de un segundo patio para los herbívoros y comprando animales en Marsella. Con la Revolución de 1868, se abrió el parque del  Retiro al público y el Ayuntamiento asumió su gestión. El vandalismo del público y los gastos de mantenimiento obligaron a  subastar los  animales sobrantes para conseguir recursos. En 1884 la gestión pasó a manos de Luis Cabañas, y en 1918 volvió a manos del ayuntamiento.

Las jaulas, conocidas como «La Leonera» contenían los animales más peligrosos  y, estaban colocadas formando un octógono en cuyo centro se encontraban herbívoros como ciervos, gamos, gacelas, llamas, avestruzes... La fauna del zoo provenía fundamentalmente de Hispanoamérica, enviada por los virreyes y gobernadores coloniales, y se componía de guacamayos, tucanes, ocelotes, pumas, serpientes, caimanes, monos... e incluso un elefante regalo del gobernador de Filipinas, que llegó andando a Madrid desde Cádiz donde le desembarcaron.

 

 

Cecilio Rodríguez, Jardinero Mayor del Ayuntamiento, acondicionó los paseos y los jardines, entre otras razones para poder contemplar gran variedad de felinos, algunos de gran tamaño, que habían sido traídos del Sahara y Guinea. Cinco años después se incrementaba la fauna con avestruzes, cebras, elefantes, antílopes, osos polares y un hipopótamo.

Con la proclamación de la Segunda República  y    la Guerra Civil,   murieron de inanición varias fieras y otras se sacrificaron para el consumo humano. Al finalizar la guerra se recibieron  animales evacuados de distintos zoológicos europeos sobre todo de  Berlín. Desde el Zoológico de Múnich llegaron nuevos osos, tigres, leones y primates, además de las aportaciones de particulares y se instaló una clínica veterinaria. Por entonces ya se  contabilizaron más de 550 ejemplares correspondientes a 83 especies, y que una vez abierto el Parque Zoológico de la Casa de Campo en 1972, fueron  traladados.

    Las instalaciones se desmantelaron en su mayor parte y los pabellones sirvieron de dependencias administrativas de la Junta Municipal de Retiro, hasta su traslado en 2004.   Actualmente son los llamados Jardines del Arquitecto Herrera Palacios, que conservan algunos restos de la desaparecida Casa de Fieras, como el foso de los mandriles. 

 

 

Fuentes de la Alcachofa,   de los Galapagos, del Ángel Caído y Egipcia

 

 

 

La Fuente de la Alcachofa, construida en 1781 fue diseñada por Ventura Rodríguez y decorada con esculturas de Alfonso Giraldo Bergaz, que realizó los tritones y la sirena, y de Antonio Primo, que hizo los amorcillos y la alcachofa.  Está realizada en piedra caliza, siendo la alcachofa de granito. La fuente consta  de dos cuerpos, el inferior con tritones sosteniendo el escudo de Madrid y el superior con cuatro putti (motivos ornamentales de  figuras de niños) y encima la alcachofa que le da nombre, todo ello en el centro de un pilón circular.

 

La Fuente de los Galapagos originalmente estuvo en la Red de San Luis, junto a la Gran Vía, y fue inaugurada en 1832, no tenía carácter ornamental, sino que servía para el abastecimiento de agua. En 1858, tras la inauguración del canal de Isabel II la fuente dejó de tener tal función y  se trasladó a la plaza de Santa Ana. En 1879, el director de Fontanería y Alcantarillado del Ayuntamiento, José Urioste, decidió el traslado a su actual emplazamiento. Es obra del arquitecto  Francisco Javier de Marietegui y las esculturas, de granito y piedra caliza, fueron talladas por el escultor José Tomás. Está compuesta por un surtidor superior en forma de caracola situado sobre una taza que a su vez se apoya en una columna en forma de palmera recubierta de hojas. A sus pies hay cuatro niños montados sobre otros tantos delfines de cuyas bocas surge el agua  que, cae en el vaso inferior. Hay otros cuatro surtidores que representan dos ranas y dos galápagos, que le han dado su nombre popular, que vierten su agua sobre unas conchas.  

 

 

 

La Fuente del Ángel Caído se inauguró  en  1885, consta de una escultura fundida en bronce, encargada por el duque Fernán Nuñez, que aportó dinero para su financiación, y   realizada por  Ricardo Bellver en 1877, inspirada en unos versos de " El paraíso perdido"   de Milton, y un pedestal de granito, bronce y piedra diseñado por el arquitecto Francisco Jareño en 1880. En su parte inferior, los caños por los que mana el agua representan caras de seres infernales.  La figura muestra  una imagen de un ángel caído, más conocido como Lucifer.   El Estado la adquirió y decidió enviarla a la Exposición Universal en París de 1878, después permaneció en la colección del Museo Nacional hasta que en 1879 se decide exponerla al aire libre, cediéndose al Ayuntamiento de Madrid que decide instalarla en el solar que ocupaba  la antigua Fábrica de Porcelanas, destruida durante la Guerra de la Independencia. Como curiosidad destacar que la altitud topográfica oficial a la que está situada La Glorieta del Ángel Caído es de 666 metros sobre el nivel del mar, aunque en  la época en que se levantó el monumento no había instrumentos que tuvieran la suficiente precisión para calcular dicha altura con tal exactitud.

 

   

La conocida como fuente egipcia, es una fuente monumental de estilo neoclásico levantada en el lado meridional del Estanque Grande, según diseño del arquitecto Isidro González Velázquez. Otros nombres por la que es conocida son: La " ExCanopa”,   de “El Mallo”,   “La Gorda” o “La Tripona”. Estaba dedicada al dios Osiris o Canopo, haciendo alusión a la imagen perdida que coronaba la composición y a la vasija inferior. La ejecución corrió a cargo de Alfonso Rodríguez, y se concluyó en  1850. Contaba con un estanque en la parte posterior y a cada lado una noria de planta cuadrada, aunque  se reformó, ocupando el sitio del primero un volumen cerrado para un depósito. En 1995 se reemplazaron  las dos esfinges de escayola   por réplicas de  un material más duradero.

 

 

Jardines de Cecilio Rodríguez

 

Fueron diseñados  por el Jardinero Mayor de la Villa D. Cecilio Rodríguez, a quien  están  dedicados. Los terminó en 1941 y se reabrieron  de forma oficial en 1972. Cecilio Rodríguez  nació en Valladolid y empezó como  aprendiz en el Ayuntamiento de Madrid a  la edad de  8 años. Gracias a su buen trabajo en los jardines y viveros ascendió hasta ser nombrado Jardinero Mayor del Retiro en 1914, incluso llegó a ser Director de Parques y Jardines de Madrid. Además de estos jardines, también diseñó la Rosaleda y la casa de Fieras. Murió en Madrid en 1953, a los ochenta y ocho años de edad, ochenta de ellos dedicados a la jardinería.   En 1949 el Ayuntamiento le erigió una estatua que se encuentra situada en el  lado izquierdo de los jardines. Todo su perímetro está vallado y dentro del recinto se pueden ver  pavos reales,  patos  y gatos. 

 

 

   

La Rosaleda

 

 

Fue diseñada en 1915 por  el Jardinero Mayor Cecilio Rodríguez. La idea partió del alcalde Carlos Prats, quien le sugirió la necesidad de hacer una rosaleda a la moda de las existentes en diversos parques europeos. Se diseñó sobre una base elíptica, limitada por setos recortados de arizónica, la forman una gran variedad de rosas traídas desde los más famosos jardines de Europa. Quedaron totalmente destruidos en la Guerra Civil, pero en 1941 se plantaron 4.000 rosales.

 

 

Árboles singulares en el Parque del Retiro:  

Ahuehuete del Parterre (Taxodium mucronatum)

Arce Plateado de los Jardines de Cecilo Rodríguez

Cedro del Parque del Retiro (Cedrus libanotica)

Pino Carrasco de la Rosaleda del Retiro (Pinus halepensis)

 

Ciprés Calvo del Estanque del Palacio de Cristal

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd