Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

  Sigue el tablero Lago Plitvice (Croacia) de El Hogar Natural en Pinterest.

 

Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Es, probablemente, uno de los lugares más hermosos y menos conocidos de Europa, tal vez los años de su pertenencia a la república de Yugoslavia  ha propiciado el escaso conocimiento del lugar en el occidente europeo, y tal vez también, en ese desconocimiento radica su actual y enorme encanto.

Croacia es un país de contrastes, con una arraigada historia y monumentos que figuran en los manuales del avezado visitante y sin embargo, uno de los lugares de mayor belleza de tan hermoso país es muy poco conocido en el resto de Europa. Hasta no hace mucho, nunca había oído hablar de los lagos de Plitvice y menos aún, me había deleitado con alguna de sus imágenes. Desde luego, cualquier visita que se haga a Croacia sin conocer este Parque natural, en mi opinión, discutible claro está, es una visita perdida.

Situado en la región de Lika, muy cerca de la frontera con Bosnia-Herzegovina  y no demasiado lejos de la costa del Adriático, el parque nacional de los lagos de Plitvice fue declarado como tal en 1949 por el estado yugoslavo. En 1979 la Unesco catalogó el parque natural como patrimonio de la humanidad y amplió dicha catalogación en el año 2000.

El parque tiene una extensión aproximada de 30.000 hectáreas en su mayor parte cubiertas de bosque, un bosque cerrado compuesto por hayas, abetos y piceas fundamentalmente.

En las muchas fuentes y manantiales presentes en el Parque Nacional, nace el rio Korana. Las particularidades que convierten en único el lugar tienen que ver con el tipo de roca que compone la geología presente, roca caliza que genera fenómenos kársticos a causa de su disolución por el efecto de la abundancia del agua en la zona. Razón también por la que los manantiales tienen facilidad para alcanzar la superficie y los cursos de agua adquieren formas caprichosas y generan cascadas y cataratas de singular belleza en un elevado número, en total se contabilizan 92 que hacen las delicias de visitantes y enamorados de la naturaleza, fotógrafos y videoaficionados. Cascadas y cataratas alimentan a 16 lagos de distintos tamaños que dan nombre al parque y sobre todo, marcan el alma del lugar con sus aguas limpísimas de un hermoso color turquesa.

Las zonas lacustres tienen distintas alturas, razón por la que los biólogos locales las dividen en dos, los lagos altos, a más de 630 metros del nivel del mar, con riberas de elevaciones suaves y rodeadas de bosques, y los lagos inferiores, con una altitud media de 500 metros sobre el nivel del mar y sus riberas forman gargantas y cañones de cierta profundidad. Lógicamente es esta diferencia de altura entre los lagos altos y los inferiores lo que genera las cascadas y las cataratas que significan la mayor de las bellezas del lugar cuando el agua salva las diferencias de altura con caídas singulares. El más alto de los lagos, el Proscansko es el menos visitado, el más grande y tranquilo del Parque, debido a que las cataratas son, por lógica, los lugares más apetecidos por los visitantes, tal vez por ello es el que se encuentra en un estado prístino, perfecto. La cascada más visitada es probablemente la conocida por el nombre de Sastavci, la fuente del rio Korana. Pero si hermosa es la hidrografía del lugar y la flora que cubre sus elevaciones y riberas, no lo es menos la fauna que tiene en Plitvice su hogar. En especial los biólogos se enorgullecen de la presencia en sus bosques de hermosos ejemplares de oso pardo, pero con el gran oso europeo comparten el entorno el lobo, y felinos salvajes como el lince y el gato montés, además de aves como el águila, el búho y el urogallo y hasta 126 especies diferentes conocidas por los cuidadores del entorno privilegiado de este Parque Nacional Croata.

Los visitantes tienen a su disposición algunos alojamientos en el entorno y las visitas disponen de un recorrido por alguno de los lagos en pequeños barcos de propulsión eléctrica para no mancillar el entorno. La visita ha de hacerse a pie, sin salirse de los senderos marcados, muchos de ellos cubiertos de madera que impiden el deterioro del suelo, principalmente compuesto de travertino, un material que se produce por la decantación y sedimento de las diluciones de la piedra caliza por el agua presente y que es extremadamente delicado a los efectos de la presión de las pisadas. Además, esos caminos de madera están salpicados de puentes que permiten una magnífica observación de las cascadas desde lugares que serían de imposible visita si no fuera por estas construcciones que por su diseño y materiales empleados, en nada deterioran el medio ambiente del paraje en el que se levantan.

No es de extrañar pues que Plitvice fuera candidato a inscribir su nombre entre las siete maravillas del planeta en el año 2011 y si no fueran siete las elegidas, seguro que formaría parte de tan justificado título.

Revista Cibernaturaleza.

www.cibernaturaleza.com

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd