Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

  Sigue el tablero Coníferas / Conifers de El Hogar Natural en Pinterest.

 

Las coníferas es el grupo  que dentro del jardín y terraza presenta el mayor número de variedades y formas. Se pueden encontrar desde las coníferas enanas de vegetación muy lenta, y especialmente adecuadas para espacios reducidos, hasta los majestuosos y esbeltos cedros que ocuparían gran parte de un jardín.

Además de presentar gran variedad de formas, también son de muy diversos tonos, y admiten poda y recortes para dar la forma deseada. Presentan gran resistencia a la contaminación y a gran número de enfermedades, son de fácil plantación y cultivo.

Para especies de gran porte se pueden usar Cedrus deodora o Abies nordmanniana, para realizar un cortaviento o un seto se podría usar Chamaecyparis lawsoniana o Cupressus arizonica. Si por el contrario quiere cubrirse un declive o cubrir el suelo sin perder luz, se pueden usar especies rastreras como Juniperus squamata o Taxus baccata variedad repens.

Antes de su plantación debemos cerciorarnos de que la planta está libre de parásitos y de que su cepellón se encuentra en perfectas condiciones. Lo primero que debemos realizar es un hoyo de volumen algo mayor que el cepellón. Después se cubre parcialmente con tierra vegetal y estiércol bien descompuesto. Se coloca el árbol lo más derecho posible y se procede a eliminar el cepellón o escayolado, sin dañar las raíces. Lo siguiente será rellenar el hoyo y compactar la tierra alrededor para fijar la planta al terreno. Regar copiosamente a diario durante las 2-6 semanas siguientes. Si es una zona con mucho viento, puede ser conveniente entutorar durante las primeras semanas para que viento no lo tumbe.

Durante los primeros años es aconsejable el suministro de abonos foliares en combinación con las sustancias minerales de disgregación lenta incorporada al suelo, así se acelerará el crecimiento. Cuando el árbol haya alcanzado una altura interesante, bastará con un abonado orgánico annual a razón de 2 kilos por metro cuadrado y otro de tipo mineral enriquecido con micoelementos que puede oscilar según el terreno entre los 60-80 gramos/metro cuadrado.  

Entre las enfermedades más comunes destaca el chancro de la corteza y la podredumbre de las raíces. Entre las plagas, la procesionaria del pino es la más peligrosa, que se combate cortando y quemando los bolsones en invierno y aplicando insecticidas clorados en primavera y verano.

 

Coníferas enanas

La mayoría de las coníferas de este tipo no son exigentes en cuanto al suelo, pero sí bastante sensibles a una retención de la humedad, por lo que precisarán un buen drenaje. Prefieren los suelos neutros o ácidos, aunque existen dos géneros (Juniperus y Taxus), que tienen preferencia por los suelos alcalinos.

Casi todas las especies precisan una exposición soleada y bien despejada, sobre todo las variedades doradas y variegadas, que necesitarán del sol para sus tonos amarillentos.

Si el ejemplar se ha desarrollado en contenedores o cepellón se pueden plantar en cualquier época, aunque los momentos más adecuados son los primeros días del otoño y comienzo de primavera.

Una vez establecidas en su lugar definitivo, las coníferas enanas precisan pocos cuidados, un ligero abonado anual y una poda moderada. Sólo el género Juniperus admite podas intensas, que se deberán efectuar al comienzo de la primavera, y así los nuevos brotes taparán los cortes de la poda. Los demás géneros les basta con ligeros recortes a tijera cada dos años para conservar la forma, procurando no cortar las partes leñosas viejas, pues podrían no aparecer nuevos brotes. Si se hace excesivamente grande, sería mejor trasladarla o talarla, ya que si se poda severamente se quedan muy feas.

 

Especies más usadas en jardinería:

  • Abies balsamea hudonia, es un abeto de forma cónica y un bello color verde que a los 10 años no sobrepasa los 30 centímetros de altura.
  • Chamaecyparis lawsoniana "ghome", es un ciprés de lawson pequeño, que presenta un follate apretado de tonos verde brillante en el verano y azul verdoso en invierno. A los 10 años no supera los 40 centímetros de altura. De vez en cuando alguna ramita crece más de la cuenta y rompe la forma redonda del ejemplar por lo que se debe cortar.
  • Cryptomeria japonica "elegans", es un cedro del Japón, compacto y atractivo de hábito irregular y color bronce durante el invierno. Aunque a los 10 años no supera los 50 centrímetros de altura, a la larga adquiere gran tamaño.
  • Juniperus horizontalis "glauca", es una variedad rastrera de enebro con hojas de color azul acero y muy usado como tapizante. En 10 años solo alcanza 12 centímetros de altura y una extensión de 3 metros cuadrados.
  • Picea glauca "Albertiana", es una planta de contorno piramidal de color verde claro. Es propenso a la araña roja. En 10 años no supera el metro de altura.
  • Pinus sylvestris "Beauvronensis", es una variedad enana del pino albar que en 10 años no supera los 75 centímetros de altura.

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd