Al utilizar esta web  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

  Vídeos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Anuales

El jardín, la terraza y el balcón se llenan de color gracias a las plantas anuales de flor, también conocidas como plantas de temporada. Son plantas herbáceas muy fáciles de cultivar, presentan un color muy variado, y las puedes encontrar de múltiples formas y alturas. Las más interesantes son las de larga floración, por ejemplo: alyssum, anthemis o calendula. Algunas variedades incluso son muy consideradas para decoraciones  como flor cortada en jarrones o arreglos florales en los interiores de  las casas, aunque la mayoría al separarlas de la planta se deshojan y marchitan. 

Se desarrollan mejor a pleno sol que en semisombra, si están en sombra la floración será menor y las plantas más pequeñas.

Se plantan al exterior al inicio de la primavera o comienzo del verano, entran rápidamente en floración y mantienen la flor durante mucho tiempo, siempre que tenga los cuidados adecuados. En los climas templados y fríos, después de terminar la floración, mueren, pero si el clima es cálido pueden llegar a florecer en invierno, como ocurre en la zona mediterránea, donde apenas hay heladas. En este caso la floración del segundo año es de peor calidad, ya que la planta se va degenerando como ocurre con agerato, cosmos, tagetes, petunias, entre otras. En las zonas extremadamente frías, algunas vivaces, que no resisten o resisten mal el invierno, se tratan como anuales, floreciendo durante un largo periodo del año como las gerberas o geranios. Después si no se protegen de las heladas mueren y se las sustituye por otras nuevas en la primavera.  

Las anuales de verano son aquellas que crecen, florecen y mueren durante los meses más calurosos del año, como la Digitaria. Las anuales de invierno son las que germinan en otoño o invierno, viven durante el invierno y florecen en invierno o primavera. Mueren después de florecer y dejan semillas, que esperan para germinan hasta que la temperatura del suelo sea fresca nuevamente en otoño o invierno. Suelen crecer a ras del suelo, donde quedan más protegidas en las noches muy frías, y aprovechan los breves períodos templados del invierno para crecer cuando se funde la nieve.

Dado su corto ciclo vital, suelen sufrir menos enfermedades que las bianuales o perennes, pero a esar de todo pueden presentar dos tipos: clorosis y podredumbre de raíz. La clorosis se ve por el amarilleamiento de las hojas y la podredumbre es debida a un encharcamiento excesivo.

 

 

Otra clasificación sería por resistencia:

 

    Anuales resistentes: 

    Aquellas plantas propiamente anuales que empiezan a florecer muy poco tiempo después de germinar. Se siembran durante toda la estación cálida o durante el otoño, para que florezcan a la siguiente primavera. Ejemplo: Calendula, Clarkia, Godetia o Centaurea.

     

    Anuales semirresistentes: 

    Bianuales o perennes originarias de climas cálidos, pero que se convierten en anuales al pasar a climas fríos. Las semillas se plantan a cubierto en primavera y se trasplantan al exterior las plántulas geminadas cuando no hay peligro de heladas. Ejemplo: Lobelias, tagetes y zinnias.

     

    Anuales delicadas: 

    Suelen requerir un cultivo constante bajo invernadero, aunque pueden sacarse al exterior sin problemas durante los meses cálidos para disfrutar de su floración. Ejemplo: Schizanthus, cineraria y celosía.

 

Bianuales

Son aquellas que se desarrollan en 2 años distintos, una parte de su vida la pasan en un determinado año y la otra en el siguiente.  La consideración de bianual de una planta es relativa porque depende del clima. Hay algunas especies que según la zona es anual o bianual, incluso alguna puede vivir varios años y llegar a ser vivaces o perennes. Dianthus y Althaea por ejemplo, que son vivaces en climas fríos se cultivan como bianules.

De todas formas, tanto los anuales como las bianuales conviene plantarlas nuevas cada año, son muy económicas y se reproducen fácilmente por semillas. 

Se siembran en verano u otoño y florecen la primavera del año siguiente, después de pasar el invierno. Precisan más tiempo para florecer que las anuales. Antes de plantarlas, conviene dar una labor profunda a la tierra, mezclando a la vez una una pequeña cantidad de abono orgánico. Una vez que las plantas ya están asentadas, se puede aportar pequeñas cantidades de abono con el agua de riego, evitando excesos, porque la floración podría verse perjudicada, ya que aparecerían más hojas y tallos, pero no así flores. Viven en casi cualquier tipo de sustrato, ya que no son muy exigentes. Solo unas pocas especies como Digitalis y calceolaria no soportan la cal y precisan un sustrato ácido.

Se multiplican por semillas, pero alguna especie como Anchusa, Cheiranthus, Dianthus o Pyrethrum se puede multiplicar por división de mata o esquejes.

 

Siembra

En la mayoría de las especies la época de siembra es en primavera así florecerán en verano y otoño. Si hay riesgo de helada tardía, se deben proteger las plantitas jovenes. En zonas cálidas se pueden plantar en otoño y así floreceran en la siguiente primavera, al no haber heladas pueden pasar el invierno al aire libre. Aquellas  especies que florecen en otoño se siembran a finales de primavera o principios del verano. Las bianuales son más rústicas  y aguantan las heladas del invierno al aire libre. En éstas la siembra se hace desde mediados de verano hasta finales de otoño, para que florezcan al final del invierno siguiente o en la primavera.

Las semillas se pueden plantar directamente en la tierra, en su lugar definitivo en el jardín, o bien en semillero, y así se protegen de los fríos para luego trasplantarlas al terreno definitivo. Los semilleros de interior necesitan una buena iluminación, pero evitando los rayos de sol directos.  El sustrato puede ser muy variado; turba, arena, perlita, vermiculita y mezclas ya preparadas especiales para siembra. Aunque se puede usar únicamente turba, lo ideal sería mezclar con la mitad de arena, perlita o vermiculita, incluso mezclándo una tercera parte de compost.  

 

Cuidados

Hay plantas de flor que no soportan la sombra y deben cultivarse a pleno sol, otras toleran alguna sombra y otras deben cultivarse siempre al abrigo de los rayos directos del sol, aunque precisen algún grado de luz indirecta. Si se coloca en una sombra excesiva no florecerá. La mayor parte de las plantas cultivadas en España vive bien en casi todos los climas, aunque algunas dejan de florecer o mueren por exceso de calor y sequía del ambiente y otras no toleren el frío excesivo de determinadas zonas montañosas.

La mayor parte de las anuales de flor viven bien en tierras normales, hay pocas especies que no toleran pequeñas cantidades de cal y deben cultivarse en tierras con abundancia de turba. Abonar la tierra en el momento de la plantación,  con abono orgánico o fertilizante químico, también les viene bien  un abono foliar cada 20 días.   

Al tener raíces poco profundas, requieren riegos de medio a alto,  no soportan el encharcamiento o la sequedad excesiva del terreno. Procurar no mojar las flores y mejor a primera hora de la mañana o al atardecer.  

Sería conveniente efectuar una cava superficial para eliminar malas hierbas, airear el terreno y mullirlo, teniendo cuidado de no dañar las raíces.  

También es recomendable  si la planta está demasiado larga y raquítica, pinzarla o despuntarla. Recorte ligeramente las puntas de lo brotes para que desarrolle tallos laterales y se ramifique, así se conseguirá más floración.

 

Ageratum

Althaea

Amaranthus

Anchusa

Antirrhinum

Barbarea

Begonia

Bellis

Brachycome

Brassica

Browallia

Calceolaria

Calendula

Callistephus

Capsicum

Carlina

Catharanthus

Celosia

Centaurea

Cheiranthus

Cichorium

Cirsium

Clarkia

Collinsia

Coreopsis

Cosmos

Crepis

Cuphea

Cynoglossum

Dahlia

Delphinium

Dianthus

Digitalis

Dimorphotheca

Draba

Echinops

Echium

Eryngium

Erysimum

Eschscholzia

Felicia

Gaillardia

Gilia

Glaucium

Godetia (Clarkia)

Gomphrena

Helenium

Helianthus (Girasol)

Helichrysum

Heliopsis

Helipterum

Heracleum

Hesperis

Hyoscyamus

Impatiens

Incarvillea

Inula

Kochia

Lamium

Lavatera

Limonium

Linaria

Linum

Lobelia

Lunaria

Lupinus

Lychnis

Malope

Malva

Matthiola

Meconopsis

Mimulus

Mirabilis

Moluccella

Monarda

Myosotis

Nicandra

Nicotiana

Nigella

Oenothera

Papaver (Amapola)

Perilla

Petunia

Portulaca

Potentilla

Prímula

Ranunculus

Reseda

Salvia

Schizanthus

Senecio

Solanum

Stellaria

Tagetes

Tropaeolum

Verbena

Viola

Zinnia

 

 

 
 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd